sábado, 8 de noviembre de 2008

Viejas, indios, obreros y negros ¿qué le pasa al mundo?


Las democracias electorales de tipo occidental de todo el mundo han demostrado que son propiamente un sistema de perpetración de ciertos sectores en el poder. Sin embargo, algunas filtraciones, fugas o excepciones nos hacen soñar con aquello del gobierno del pueblo elegido por el pueblo. Vamos, la fantasía de que todes tenemos le dereche a ser votades.

Y ahora con la elección de Obama para ocupar la residencia oficial del imperio (el gobierno que más influye, afecta y desordena al mundo, nos guste o no), se echan vivas porque el muchacho es "joven, guapo y bronceado" como dijo la trompa imprudente de Berlusconi. El licenciado trae angustia por aquello de la discusión sobre minorías (raciales, económicas, ideológicas, de género, políticas y las que se le ocurran, estimade lecter) y lo que su acceso al poder supone para el imaginario colectivo, a la licenciada también le da su "quién sabe qué" por el tema.


Resulta pues, que en los últimos 10 años, al menos en el continente americano, hemos visto el vuelco del status quo (dicen). Se ha puesto patas pa'rriba la restricción en el acceso al poder y hay una simbolización de quiénes dirigen ciertos países. Fíjese Usted, estimade lectur, cómo los ríos de tinta hablaron de que si la llegada de la Bachelet (socialista y vieja, válgame la combinación!!) a la presidencia chilena mostraba las nuevas condiciones de participación política de la mujer. Y uno se pregunta... qué pasó con la Chamorro -cierto, viuda, no era ella quien accedía al poder sino el marido por la vía metafísica, a'más que era bien de derechas- o María Estela Martínez -Isabelita para los clientes o Isabel Perón para el electorado- que sí era de izquierdas -decían- aunque, es cierto, llegó directamente por la defunción del marido.



O qué me dicen de otras latitudes y Corazón Aquino -chale, también le debe su llegada al poder al difuntísimo y asesinado senador Benigno Aquino- o Indira Gandhi -no me pida referencias, por favor. Más aún, de la histórica Sirimavo Bandaranaike que empezó el desorden mundial allá en Sri Lanka -cierto, tambor llegó a causa del marido y por la defunción del susodicho -dirían en tribunales. Total que siendo así, la misma cantaleta -aunque el marido estaba vivo- iba a ser para la cornuda de Hillary Rodham -también conocida como Hillary Clinton. Al recuento de estos accesos al poder, ya uno entiende mejor lo de la Bachelet.

Pero que tambien es bien rete histórico, dicen, la llegada de Evo Morales a la presidencia de Bolivia. El aclamado líder de los cocaleros se convirtió en el primer primer mandatario indígena de Bolivia y en la loca, varios periódicos, noticiarios y demás se arrancaron con el cuento que era el primero en la historia de América Latina. Y ahí va uno con el registro de lo que nos queda de memoria a preguntarse ¿y Alejandro Toledo? Naaa, pero ese no era 100% indio, además era economista y peor, de Standford. Sí era de origen pobre, pero eso era todo. Cierto. Pero ¿y Porfirio Díaz? Nada, a ese le dio el síndrome de Michael Jackson anticipado y hasta se blanqueo. Además tampoco era tan indio y peor aún, se afrancesó. Bueno, Benito Juárez. Úquela, ese si que era bien indio (de pe a pa) namás que era tan liberal, tan liberal, que era anti usos y costumbres, no a la propiedad colectiva y otros detalles de desindigenización. ¿Y el subcomandante Marcos? Peor, ese ni indio es, y ni a presidente quiere llegar (bueno, manque quisiera). Así las cosas, uno entiende mejor lo de Morales.

Que de suyo histórico también trae algo lo de Lula (Luz Inacio da Silva) que de obrero y líder sindicalista, totalmente desposeído de credenciales académicas y de estudios profesionales, llegó hasta Presidente del país más poblado del cono sur. Y fue nantes de la llegada de Evo, para que no digan que fue el mismo escenario. Aunque aquí sí quiero meter mi cuchara del antecedente. ¿Qué hacemos con Fox? Por que una cosa es haber pisado los pasillos de la Universidad Iberoamericana y otra muy distinta andar por el mundo con una ignorancia tan descomunal. Por decir, aquí no era la falta de credenciales sino el exceso de ignorancia. En fin.


Total que con tanto despropósito en el mundo, en los Estados Unidos algo así como 150 años después de la abolición de la esclavitud, tienen un presidente negro (en México abolimos la esclavitud algo así como 40 años antes y tuvimos un presidente que parecía chango por allá del 68, na'más pa' que miren). La Hilaria andaba haciendo de las suyas y algo así como 80 años después de la igualdad electoral entre hombres y mujeres en los Estados Unidos mero se convertía en la primera presidenta, aunque ya nos referimos al tema de la sombra del macho alpha a su lado (en Nueva Zelanda votaban desde 30 años antes las mujeres y en México tuvimos un candidato presidencial que se quejó de que le dijeron "mariquita y lavestida", digo, na'más pa' que miren).

Y en eso estamos, en un momento histórico tal (comparación con estrictos fines didácticos) que bien le podríamos llamar de los bienaventurados de la política: dichosos los negros, los indios, las viejas, los pobres, los noeducados, los ignorantes porque de ellos será el reino de los palacios de gobierno -en ellos se valen dos categorías como negro y pobre o indio y sin estudios, en ellas con la de mujer es suficiente. Achú.

2 comentarios:

Itzel dijo...

Un amigo me dijo hace ya un rato, es más fácil que se elija a un negro que a una mujer como Presidenta en Estados Unidos, caray, quien lo iba a decir, menos racismo, y el machismo pa cuando se nos olvidará ... uchales ... me encanto !!

AA dijo...

A fuerza querías encontrar un simil mexicano a tanti heroíne latinoamericanus. Y lo encontraste!!! Felicidades. Ya no llegué al diálogo con Sartori, pero regreso pronto, a por más. Está rete-entretenido. Besos.