domingo, 19 de octubre de 2008

Las 3 tres

Presentamos esta nueva sección en la que se comentarán de forma totalmente caprichosa y arbitraria: libros; revistas especializadas; casos; sentencias; discos; películas y de paso un montón de aspectos profundamente irrelevantes para el mundo jurídico (me dijo el Licenciado que es su blog y que hace con él lo que mejor le plazca, la licenciada opina lo mismo).

El nombre de la sección obedece a la sincera intención de presentar 3 reseñas distintas de tres categorías (que la sentencia, que el caso, que el disco y así). Pero no se confunda, estimade lecter, el resultado de este ejercicio puede ser cualquiera. Aquí van las reseñas que corresponden a esta entrega.

Pa' los ojos y las orejas; van 4 (tres películas y un documental)

1.- NOCHES PURPURAS (My blueberry nights)

Norah Jones canta. Pero el Guoncarguai la puso a actuar. El Direc aderezó la película con la belleza de Natalie Portman y Rachel Weisz. De paso se trajo a Jude Law para que hiciera el papel que siempre hace (el de galán clase mediero promedio, con algo de sensible pero sobre todo una dosis de mística existencial que lo hace especial). La historia corre (¿las historias corren?) de punta a rabo por culpa de una muchachita que descubre que su galán le pone el cuerno (¡uy, qué novedad!) y se va como Jonás el desterrado a vagar por la Unión Americana.

En el andar descubre variopinto personaje bajo el manto de una compleja red social que incluye caídas y ascensos en la piramide económica. Tras la dialógica de aparentes inocentes relaciones mercantiles mediadas por servicios de esparcimiento y alimentación se muestra la violencia del sistema capitalista norteamericano, las fallas en la medición de los niveles de intoxicación en los cuerpos policiales de Estados Unidos, la criminalización del sexo servicio, la aplicación discrecional del castigo estatal, el alto grado de contaminación auditiva causada por el metro de Nueva York, los despropósitos de la legalización del juego en sociedades tarde capitalistas y hasta lo lento del sistema postal universal y la frágilidad de la comunicación privada.

Puede ser que Ud. estimade lecter no encuentre estos elementos en el guión. Lo que sí, verá a un tremendo David Strahairn haciendo un papel bárbaro vaso en mano y ojo virolo de los cuetes que se acomoda. Se recomienda para domingos post etílicos.

2.- CONTROL (Control)

Cuando yo tenía 14 años, parecía que tenía 10. Los calendarios de la mayoría de las personas del mundo estaban en 1991 y una tarde de ese mismo año fui al cine a ver The Doors. Recuerdo que después del éxito del fimón de Oliver Stone (verso sin esfuerzo), un montón (ya basta) de raza de mi generación de súbito se convirtió en "fans" de los Doors. Los más serios escuchas de la banda californiana comenzaron a reclamar el pedigree de su afición por el rock deschavetado de Jim Morrison y sus secuaces. Yo no sentí ni culpa ni urgencia de reclamo, siempre he sido un advenedizo y un pasguato.

La historia tiene algo de pertinencia, pues l'otro día viajando en el metrobus escuché a unes jovenus hablar de los éxitos de Joy Division. Les chamaques rondaban los 16 años de edad y debe decirse que en esos días anduvo en el cine el pedazo de gloria fílmica de Anton Corbijn: Control. La hipotesis más seria apunta a una influencia musical resultado de la puesta en pantalla en la que Sam Riley interpreta a Ian Curtis en la multipremiada cinta que obviamente estoy tratando de reseñar.

Situada, como no podría ser de otra forma dado el tema, en la Inglaterra de los 70's, la estructura de la película no esconde los beneficios de los sistemas estatales de protección frente al desempleo. Aunque los deja ver como un modelo de alivio y paliativo que supura la rabia de los desocupados evitando una infección de esas revolucionarias. En ese sentido es complaciente con los cambios que con fines estáticos implementan las burguesías. En otros ámbitos de la composición de la comunidad política, el filme refleja la importancia de impulsar una industria discográfica y artística alternativa e independiente en sociedades gerontocráticas como mecanismo para la popularización del poder. De hecho, también grita que la depredación cultural de occidente no data de Bush para acá.

Se recomienda para días de guardar y con afanes rockeros. El licenciado no tiene ningún reclamo a la chaviza que escucha Joy Division después de haber visto la película.

3.- LOS EDUCADORES (Die fetten Jahre sind vorbei; The Edukators)

Occidente inventó la guasa de que no se vale justicia por propia mano. Eso sí, excluyen a pila de gente de la posibilidad de siquiera participar de los folclóricos rituales judiciales a no ser que sea para recibir sentencia condenatoria. El mundo es desigual, lo sabemos... a comer pinole que no queda de otra. Pues no, o al menos es lo que "segunmente" los personajes de la película dirigida por el austriaco Hans Weingartner tratan de comunicar en Die fetten Jahre sind vorbei cinta alemana que en español viene siendo algo como los días gordos se acabaron. Que por qué se llama Los educadores, cosas de las distribuidoras.

La historia, contada en poco más de dos horas, es la de una triada de hormonales jóvenes que se da a la loca tarea de ponerle los pelos de punta a la oligarquía con bromitas menores como entrar a su casa, desacomodar las cosas y dejar notitas. Bueno, la tocada era así hasta que se meten en menudo problema. La gracia es originalmete ejecutada por Jan (Daniel Brühl, a quien seguro recuerdan por Good Bye Lenin) y su carnal Peter (a ese no lo había mirado actuar antes) y después es aderezada -de manera harto accidental- por Jule, novia de Peter.

Al mero medio de la película (y casi que la parte más sustantiva) se viven unos diálogos forzadones con su dosis ideológico reivindicativa de las posiciones revolucionarias y el cuestionamiento al modelo mundial. El papel del ex-militante, onda hippie, comuna y revolución de conciencia en los 60's que chico rato con el paso del tiempo se hace millonetas, se antoja para guisarse unos buenos dimes y diretes con les chavales. Sin embargo, ni se logran bien los argumentos pro revolucionarios ni se desenmascara la bestialidad del capitalismo y del sistema financiero (ay ay ay, wall street). Pa' colmo, se tira el agua con todo y niño cuando se cuestiona na'mas de cuentas aquello de la monogamia androcéntrica y se pretende ser ácido con la estructura convencional de la pareja, dando un incipiente impulso al tríson.

Con todo, la película guarda profundas relaciones con los debates sobre la teoría de la justicia, se ve por todas partes la confrontación rawlsoniana vs. walzerianos (muy justicieros, pero bien liberalotes). De malas también por que el prisma marxista es de intelectual de starbucks, de buenas porque el encuadre habermassiano sobre el discurso como elemento para la construcción de consenso se pone en vilo cuando se muestra la violación a la regla del acuerdo colectivo mientras existan incentivos como la propiedad privada. Con todo, el hambre depredadora del imperialismo del mercado sale bien librado, aunque la loable intención del director parece ser otra. Eso pasa cuando uno deja que opinen pequeños burgueses de las cosas que les "preocupan".

El machacón viene con el final, en el que resulta que todo es algo orquestado por Warren Buffet para hacer subir el precio de una compañía de seguros que acaba de comprar en Alemania. Naaaa, cómo creen que contaría el final. Pa verla destape una cerveza. Es de ese tipo.

5.- FABRICANDO CONSENSO (Manufacturing consent)

Como eran 3 audiovisuales los que tenía que comentar, pero quería platicarles 4, pus a este le puse el número 5 (¿?). Tremendo documental de Mark Achbar y Peter Wintonick en el que se recopilan montones de declaraciones y entrevistas sobre Noam Chomsky. El lingüista ya andaba de opinólogo desde hace mucho, por lo que la recuperación de esos testimonios en video es una verdadera joya. La pieza está moderadamente bien administrada, en secciones, aunque también se le puede aplicar el método duvalin y verse revueltita.

El licenciado desconoce si existe la versión con subtitulos en español, pero la que él tiene carece de ellos. Así que sería mentira decir que no se nos escapo ningún axioma revelador infiltrado en algún diálogo denso. Con todo, y aprovechando que la licenciada sí es bilingüe, pudimos entenderle y comprobar que está al alcance de inteligencias dudosas disfrutar de Manufacturing consent. También debe decirse que la lúcidez analítica de Chomsky queda a salvo de las bestialidades, las cursilerías o las descontextualizaciones que suelen tener los documentales.

De postre y sólo para que la neurona siga a tambor batiente con la cosa pesada, la versión de la productora canadiénse Necessary Illusions trae un fragmento del histórico debate con Michel Foucault. En suma, ver este documental sirve de excelente pretexto para volver a pensar. Véase, pero sobre todo, escuchese.

*Para críticas profesionales de bloggers cinéfilos profesionales, ver el blog de Norma

Pa' las puras orejas; 3 discos

1.- One day as a Lion (One day as a Lion)

Juan Teodoro y Zacarías de la Rocha (John Theodore y Zach de la Rocha) fueron juntos de pesca y se sacaron tremendo discazo. Si los conoce, pues no imagine que se reiventaron, los tipos hicieron lo que sabían hacer (rock progresivo el uno; hard core, rap y hip hop el otro). Es como si le pusiera uno play al mismo tiempo a un disco de Mars Volta y a otro de Rage Against the Machine, pero dándose tiempo para escuchar a momentos la letra de uno y la música de otro y luego a la viceversa.

Está bueno como para leer tesis jurisprudenciales sobre la equidad tributaria o para algún artículo de Duncan Kennedy. Ta' lindo.

2.- I'm not there (varios)

Ya la peli era un trabuco. Pero el sontraq les quedó picudo, picudo. Cantan y tocan desde Eddie Veder hasta Los Lobos, pasando por Calexico (con Jim James o con Robert Mc Guinn o con Willie Nelson), Mason Jennings y más banda interpretando las rolas del maestro del folk. Por su contenido es imposible ponerlo y no pensar en la bola de problemas legales que vivió Dylan.

Al escucharlo de golpe vienen a la cabeza estrategias para la desobediencia civil, la objeción de conciencia y la libertad religiosa. También se pueden preparar alegatos para demandas civiles litigadas en juzgados de menor cuantía o trámites aduanales millonarios.

3.- Movement (Rootz Underground)

De dónde más. Pues claro, de Kingston. Una selección instrumental que ubica cada cosa en su lugar, con una secuencia candenciosa, guitarras sincopadas (y el wah a todo lo que da) haciendo su trabajo, y, ya en la necia, pues le acomodaron una afinada y poderosa voz. Letras divis divis, descaradamente protestosas y reivindicativas sin demasiada calidad literaria (sino no sería reggae).

El disco está bueno para leer unas notas periódisticas mal redactadas sobre los injustos procesos judiciales contra los atenquenses o deglutirse algo de Gargarella.

Pa' los ojos; 2 recomendaciones (1 libro y 1 página de Internet)

1.- La lucha por el derecho, CELS, Siglo XXI, Argentina

No es que uno sea reaccionario, pero cierto respeto por las tradiciones debe reconocerse como bueno, en especial algo de respeto por los clásicos. Tampoco es que uno sea incapaz de entender que puede haber ciertas excepciones. Lo que pasa es que es díficil encontrar las razones que objetivamente las justifiquen. Es el caso del título que en el CELS escogieron para la publicación que recupera la trayectoría de su equipo legal y algunos de los casos que han llevado y que han resultado de alta trascendencia en la vida pública argentina. El libro es homónimo del clásico de Rudolph von Ihering y, aunque guardadas las distancias, es un placer leerlo (se necesita algo de conocimeinto del contexto argentino pa' sacarle más provecho)

Para quienes trabajamos en organizaciones de la sociedad civil es un referente sin parangón sobre cómo documentar el trabajo, la importancia de la memoria institucional, el análisis de la práctica y la claridad estratégica en la transformación de políticas públicas. O al menos es lo que uno siente que pasa en el CELS después de la lectura. En lo que hace al aporte jurídico, la publicación no tiene desperdicio, los casos son contados de forma didáctica y con el nivel de detalle requerido para desentrañar el enredo jurídico que implica cada caso-causa.

De hecho, los propios autores dicen de su libro lo siguiente:

"Tal como muestran las experiencias compiladas en esta publicación, el CELS ha explorado a lo largo de más de una década, distintas alternativas de reclamo y protección legal, tanto en el plano nacional como en el internacional, con mayor y menor éxito. Este libro se propone evaluar la potencialidad de tales alternativas, así como también los obstáculos que suelen presentarse en este tipo de procesos. Al relato de casos judiciales se suma un análisis de las diferentes estrategias de promoción y protección de derechos humanos y una evaluación de los aprendizajes y las dificultades resultantes de cada experiencia. "

Ya que andamos en estas... el libro se presentará en la Universidad Iberoamericana Campus Santa Fe, en la Cd. de México el jueves 23 de octubre a las 4 pm. Qué cosas, nos dieron el inmerecido privilegio de comentarlo. Más información de la presentación aquí. El libro se puede descargar pinchándole acá

2.- Subsidios al campo en México, Fundar, Centro de Análisis e Investigación

Si hablamos de recursos públicos, quién recibe cuánto, por qué y en dónde es una tira de preguntas que se antoja siempre útil responder. En el caso de los subsidios que reciben agricultores es todavía más importante dadas las condiciones de extrema pobreza en el campo. Fundar, Centro de Análisis e Investigación, recinto laboral del que teclea, presentó el lunes pasado un sitio de Internet en el que se puede encontrar importante información respecto a la concentración y real distribución de los recursos públicos.

Se trata de un esfuerzo de divulgación de información pública gubernamental mediado por la sociedad civil. Conste que no un acuerdo ni un convenio, ni colaboración alguna (esperemos tampoco obstrucción alguna). Simplemente, se trata de un esfuerzo por habilitar la discusión sobre lo público convirtiendo la información en conocimiento.

2 comentarios:

Alejandro Ortiz A dijo...

Manito, podría pasarme la peli 3 y el disco 2, gracias.

Ixca Cienfuegos dijo...

esta bueno el blog changuito. Tu sabes que soy tu fan numero uno desde tu unica columna en el orizaba times.

Atte. el conquistador de escandinavia

P.D. Arriba los queseros de la mixtequilla!!!!!!